¿Qué es la Integración sensorial?

La Integración Sensorial es un proceso neurológico por el cuál las sensaciones que provienen de nuestro entorno y de nuestro cuerpo, son organizadas e interpretadas para dar una respuesta adaptada.


La información que recibimos sobre el mundo, la percibimos a través de nuestros sistemas sensoriales. Todos estamos familiarizados con los sentidos del gusto, olfato, vista y oído, pero la mayoría no pensamos en que nuestro sistema nervioso también siente a través del tacto, del movimiento, de la fuerza de la gravedad y de la posición corporal. Normalmente, no nos damos cuenta de ello, debido a que muchos de estos procesos tienen lugar de forma automática e inconsciente, dentro del sistema nervioso.


Nuestra mente y nuestro cuerpo están constantemente en acción, para dar respuesta a las demandas del mundo actual. Las sensaciones, pensamientos y acciones que experimentamos son procesados a través de nuestro sistema nervioso central, que genera las respuestas adaptadas que se nos exigen. Este conjunto de acciones recibe el nombre de Integración Sensorial.


Para la mayoría de los niños, la Integración Sensorial se desarrolla de forma natural a lo largo de su infancia, a través del sinfín de actividades y estimulaciones que reciben. Sin embargo, para algunos niños, este proceso de Integración Sensorial no se desarrolla de forma eficiente. Cuando esto sucede, pueden hacerse evidentes distintos problemas: de aprendizaje, de motricidad, de lenguaje, de comportamiento, de socialización...


Las dificultades en la Integración Sensorial suceden cuando alguno de nuestros sistemas sensoriales no procesa e interpreta de forma correcta la información que recibe. Un niño que presenta un procesamiento incorrecto acerca de la información que recibe del tacto, de su ubicación corporal en el espacio, del movimiento o de la gravedad, se encuentra perdido y amenazado.

Es algo similar a imaginarse a uno mismo en un entorno donde algo tan sencillo como el contacto con otra persona o el movimiento, es percibido de forma desagradable, como una agresión. Ninguno de nosotros se sentiría seguro y tranquilo en un mundo así. De esta forma podemos comprender mejor que las dificultades en el procesamiento de la información sensorial pueden tener consecuencias negativas en el desarrollo del niño.

Cuando existe un desorden en la Integración Sensorial, una gran variedad de problemas en el aprendizaje, en el desarrollo motriz, en el lenguaje o en la conducta, pueden observarse: hiperactividad, dificultades en la lecto-escritura, descoordinación motriz, alteraciones conductuales, problemas emocionales, dificultades de aprendizaje académico, etc.

La forma de procesar los estímulos sensoriales del entorno, tiene un gran impacto en nuestras habilidades, sentimientos, pensamientos y acciones. El menor cambio en nuestra forma de procesar las sensaciones, puede tener un gran impacto en nuestras habilidades académicas, motoras, sociales... Es decir, cuando un niño no procesa correctamente los estímulos sensoriales de su entorno, sus habilidades de desarrollo pueden verse afectadas.

Cualquier niño puede presentar estas dificultades de Integración Sensorial, aunque existen situaciones que favorecen esta alteración: niños que han vivido en orfanatos, niños prematuros, niños poco estimulados, niños con problemas neurológicos o genéticos... Estas dificultades de procesamiento sensorial (o disfunción en la Integración Sensorial), son muy frecuentes entre los niños y también entre los adultos. Son niños que tienen dificultades para alcanzar los niveles de desarrollo esperados para su edad cronológica, además de presentar reacciones atípicas a ciertos estímulos y situaciones cotidianas.


Los problemas de procesamiento sensorial o interpretación de los estímulos sensoriales están relacionados con un mal funcionamiento neurológico, que no es lo mismo que una lesión neurológica. Simplemente el cerebro no sabe trabajar de forma funcional, porque no tiene las habilidades necesarias para integrar la información sensorial. Constantemente estamos recibiendo estímulos de nuestro entorno, y debemos aprender a interpretarlos de forma correcta, para integrarlos a nivel neurológico y alcanzar unos niveles de desarrollo óptimos.


Historia

A. Jean Ayres, es acreditada como la primera en identificar la disfunción en Integración Sensorial. Ella es la autora del Test de Integración Sensorial y Praxis, y fue una de las principales terapeutas ocupacionales líderes en el desarrollo de esta teoría y de la terapia.


A. Jean Ayres nació en 1920, en Visalia, California. De niña, ella se esforzó continuamente en sus dificultades de aprendizaje, porque sufría problemas similares a los que analizaría y diagnosticaría más tarde.

Después de obtener un máster en terapia ocupacional y un doctorado en psicología educacional por la Universidad del Sur de California, la Dr. Ayres comenzó su trabajo posdoctoral en el Instituto de Investigación Cerebral UCLA. Aquí ella empezó a interesarse por la manera en que los procesos sensoriales y los desórdenes de planeamiento motor (praxis) interferían en las actividades de la vida diaria y del aprendizaje, es así como comenzó a formular su teoría de la disfunción de Integración Sensorial.

A través de su investigación, la Dr. Ayres descubrió que estos niños tenían un desorden neurológico que hacía ineficiente la organización de la información sensorial, recibida por su sistema nervioso central. Posteriormente desarrolló herramientas diagnósticas para identificar el desorden y proponer un enfoque terapéutico, que significó una gran transformación de la terapia ocupacional pediátrica, y que significó también un cambio cualitativo muy importante para miles de niños con estas problemáticas, que la misma Jean Ayres sufrió ya desde pequeña.

En 1972, Sensory Integration Internacional, una organización sin ánimo de lucro, se estableció para seguir con el trabajo de la Dr. Ayres. El trabajo pionero de la Dr. Ayres continúa actualmente por medio de programas educacionales ofrecidos como parte de la misión de Integración Sensorial Internacional, a través del funcionamiento de la Clínica Ayres, y a través de investigaciones que siguen profundizando, estudiando los constructos de la teoría, desarrollando pruebas y evaluando científicamente los métodos usados.

6¤“ÎV’ØZe l8.éZ&ïäTá’ß[䔥ùÀ¢ÁÙéæØêª÷ªV·¬S۝³“`¤Âb 8ŽûLŽa%áÍwÌ S¾Ç*e‚ ÀÁ ¡Z¯nG